A la presidenta de la Comisión Europea Von der Leyen, la canciller Merkel, Christine Lagarde y todos los líderes europeos: «Tienen el poder de sacar a Europa y al mundo de estos días oscuros de pandemia y llevarnos hacia un futuro más luminoso y verde.

Pueden convertir el Pacto Verde en nuestro Pacto de Recuperación invirtiendo cientos de miles de millones de euros al año en la creación de puestos de trabajo verdes y hacer nuestras economías más limpias y justas. Contamos con ustedes para poner en el centro de dicho pacto un banco y un presupuesto para el clima, y asegurarse de que todo el dinero se gaste conforme al Acuerdo de París. Es hora de que se alejen de los combustibles fósiles, de que impongan cargas fiscales a las grandes empresas y de que desaten la revolución de las energías limpias que tanto necesitamos.

Juntos, somos lo bastante fuertes para contraatacar y recuperarnos de este virus. Somos lo bastante generosos para garantizar que nadie se quede atrás. Y lo bastante sabios como para asegurarnos de que esta recuperación no siente las bases de crisis climáticas aún peores en el futuro.»

Fizemos uma parceria com a Avaaz que recolheu (a maioria) destas assinaturas

form

Primeros firmantes :

 3 soluciones para el clima y el empleo

A la Sra. Von der Leyen, Presidenta de la Comisión Europea,

   A los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea,

La urgencia es, por supuesto, salvar vidas y proteger los empleos, pero esta crisis no debe hacernos olvidar la emergencia climática. Más que nunca, es hora de construir un nuevo Pacto Europeo por el Clima y el Empleo.

El Pacto Verde es la mejor manera de llevar a cabo los cambios reales que Europa necesita para recuperarse de la crisis del coronavirus, para crear millones de puestos de trabajo y para que sea la economía más resistente posible. Pero para que esto suceda, el Pacto Verde necesita una financiación real.

This image has an empty alt attribute; its file name is 5.jpg

Somos estudiantes, climatólogos, economistas, sindicalistas, empresarios, representantes electos locales, nacionales y europeos, (ex) parlamentarios, (ex) ministros, ex primeros ministros y ciudadanos de muy diversos orígenes. Estamos convencidos de que la transición ecológica no es sólo una cuestión de supervivencia, sino también una oportunidad para que Europa se reinvente y se recupere de la crisis del COVID-19.

La emergencia ambiental requiere aislar todos los edificios, impulsar el transporte público y las energías renovables, transformar nuestro modelo de agricultura, proteger la biodiversidad, proteger y limpiar los bosques y el océano, y desarrollar políticas de adaptación y reparación. Sin embargo, todos estos proyectos se enfrentan al mismo obstáculo: ¿quién va a pagar por esto?

Por el momento, se ha prometido al Pacto Verde una financiación en gran medida insuficiente para que tenga éxito.

Para crear un impulso internacional, la UE debe acordar una meta climática mejorada para 2030, en línea con la ciencia, la equidad y el objetivo de 1,5°C del Acuerdo de París, mucho antes de la COP26. Para que los Estados Miembros se pongan de acuerdo al respecto, será necesario determinar cómo se financiará esta transición.                                                                            

Por eso proponemos 3 soluciones que creemos que son capaces de alcanzar un amplio consenso.

1.         Para reducir drásticamente nuestro consumo de combustibles fósiles, debemos suspender todos los subsidios e inversiones fósiles. La Ley Europea del Clima debe garantizar que las subvenciones a los combustibles fósiles estén prohibidas en todos los Estados Miembros. También debe garantizar la transparencia de todos los bancos (privados y públicos) y de todas las compañías de seguros que operan en el territorio europeo con respecto a todas sus actividades, organizando progresivamente el fin de las inversiones fósiles. En 2010, para combatir la evasión fiscal, Barack Obama aprobó la Ley FATCA, que cerró el mercado estadounidense a los bancos que no eran totalmente transparentes con las autoridades fiscales estadounidenses. Del mismo modo, para luchar contra el cambio climático, Europa necesita una «Ley FATCA clima», que reserve el mercado europeo a los bancos y compañías de seguros que hayan reorientado sus inversiones en función de la emergencia climática.

This image has an empty alt attribute; its file name is 3-3.jpg

2.         El Banco Central Europeo ha creado 2.600 millones de euros desde 2015. Sólo el 11% de estas sumas colosales han ido a la economía real, el resto ha ido en su mayoría a la especulación. Para 2020, además de los cientos de miles de millones que el BCE creará para hacer frente a la crisis del Covid, también creará otros 240.000 millones. Es esencial invertir todos estos miles de millones en el clima y el empleo. Estos miles de millones deben alimentar un verdadero Banco del Clima y la Biodiversidad, que concedería préstamos sin intereses a cada Estado miembro (hasta el 2% de su PIB cada año durante 30 años, como sugirió Nicholas Stern en 2008, lo que ascendería a 300.000 millones de euros para la UE en su conjunto).

This image has an empty alt attribute; its file name is bank_pogonic_sstock.jpg

3.         Si cada familia, cada pequeña empresa y cada territorio tiene que invertir en una transformación profunda de cero carbonos, los préstamos sin interés no serán suficientes, ya que sus reembolsos son limitados o inciertos. Para tener un efecto catalizador, los préstamos deben complementarse con subvenciones públicas. La tasa media del impuesto de sociedades en Europa se ha reducido a la mitad en cuarenta años (del 45% al 19%). Un impuesto europeo del 5% sobre los beneficios de las grandes empresas (ajustado en función a su huella de carbono), combinado con otros recursos propios, aportaría 100.000 millones de euros anuales para alimentar un verdadero presupuesto europeo para el clima y la biodiversidad. Estos 100.000 millones de euros adicionales nos permitirían cruzar el umbral del 50% del presupuesto europeo para el clima y ayudar a la transición tanto en el sector público como en el privado.

This image has an empty alt attribute; its file name is 1.jpg

Estas tres soluciones proporcionarían el dinero suficiente para financiar una transición que sería justa para los trabajadores y los ciudadanos. Permitirían que el Pacto Verde cree más de 5 millones de empleos en Europa y mejore los medios de vida de millones de familias, impulsando al mismo tiempo la inversión en la economía de bajo consumo de carbono. Frente a la emergencia climática, cualquiera que sea nuestra tendencia política, todos debemos trabajar para el éxito del Pacto Verde.

La Unión Europea nació del carbón y el acero.

This image has an empty alt attribute; its file name is logo.png

Puede renacer con un Pacto Europeo para el Clima y el Empleo.

Lista de los primeros firmantes.